Capítulo 32: La tesorera de Aguitap

Zenaida Domingo Gaño es la Barangay Treasurer. Me la presentan como la tesorera de las fiestas de Aguitap pero después me parece entender que ella es la tesorera, así en general, del barangay. Tiene su nickname, claro está: Zinay.

“Free-taxes”

Gracias a Zenaida me entero de que Aguitap es un barangay con “free-taxes”. ¿Free-taxes? “Sólo pagamos impuestos al gobierno, por la electricidad y el agua”, me aclara Zenaida. Pero lo más interesante es lo que me revela acto seguido: el resto de gastos del barangay no se cubren mediante las contribuciones municipales pertinentes sino con… donativos.

Con estos donativos -no me especifica las cantidades ni cuántos se realizan- el barangay paga los honorarios (“que no salarios”, matiza) de la policía y los “hardworkers” (obreros, supongo), la iluminación pública, los proyectos de desarrollo, los servicios sociales, los fondos para desastres naturales, medicinas para los desfavorecidos, infraestructuras para los campesinos y la escuela.

 

Hay otra curiosidad sobre los impuestos.

– Sólo pagan tasas los que trabajan.

– ¿Por ejemplo?

– Maestros, oficinistas, comerciantes, hombres de negocios… Con los campesinos no somos tan estrictos.

Es curioso, pienso yo. Esta micro-sociedad filipina está organizada de tal manera que, si alguien no puede contribuir a los gastos comunitarios, queda exento de ello. Y los que tienen dinero suficiente, contribuyen voluntariamente con donaciones. Si ha habido malas cosechas los campesinos quedan dispensados de cualquier impuesto y, más todavía, recibirán ayudas en caso de inundaciones, tifones o cualquier otro desastre de los que sacuden periódicamente estas tierras.

Encuentro interesante que la tesorera utilice expresiones como “con los campesinos no somos tan estrictos”. Eso significa que no hay normas rígidas, que de alguna manera se deciden los temas económicos por consenso.

Miro a la tesorera y, en efecto, no da en absoluto la imagen de ser a una representante municipal. ¡Responsable de las finanzas, además! No, aquí no se hace carrera política, claro. Son tías, tíos, primos o hermanos que dedican una parte de su tiempo a los asuntos del barangay.

 El agua

Pregunto a la tesorera algunos aspectos de la economía del barangay. El agua es uno de ellos, y muy importante. Me corrobora lo que ya sabía, que el agua que corre por los canales se utiliza para para lavar, bañarse y regar. Al mimso tiempo, casi todas las casas tienen un pozo y una bomba eléctrica per extraer agua. Algunas de ellas aún conservan el pozo con sistema de extracción manual. Todavía les sirve para hacer la colada en el patio, por ejemplo.

 

El agua determina en gran medida la vida de Aguitap. La estación seca va de abril a junio. A principios de junio se planta el arroz. La primera cosecha es en septiembre. En octubre se planta de nuevo arroz y entre enero y febrero se lleva a cabo la segunda cosecha. El arroz, com es sabido, necesita grandes cantidades de agua para crecer. “Si hay poca, entonces siembran maíz o “mongo” (habas de soja)”, concluye Zinay.

 900 habitantes,  “including from the younger to the older”

100_830272

Por último, me da un dato que yo todavía no había podido averiguar con exactitud. El número actual de habitantes de Aguitap es de casi 900 personas, “including from the younger to the older”. Me hace gracia esta precisión sobre la cifra: “incluidos desde el más joven hasta el más viejo”. Las franjas de edad de la población se distribuyen, según sus datos, en “viejos” (10-15 por ciento), “niños” (20 por ciento) y “teenagers” (20 por ciento). Hago cálculos y me falta como mínimo un 45 por ciento. Deduzco que esta parte debe corresponder a los adultos que no son viejos.

 

P.S. : Comento esta cifra oficial de 900 habitantes al primo Wilson y éste pone en duda que estén incluidos los niños. Él cree que a los menores de 18 años no los han contado. Entonces empiezo a entender esta precisión del “including from the younger to the older”. En Filipinas los niños son más difíciles de contar. Hay muchos.

 

 

© Texto y fotos de Carles Cascón. Todos los derechos reservados

 

(Capítulo 32 de un total de 44 capítulos del libro, que publicaré hasta principios de enero de 2012)

Anuncios

Acerca de Carles Cascón

Periodista y fotógrafo de Sabadell (Barcelona)
Esta entrada fue publicada en Aguitap, Ilocos Norte y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s